Content-Type: text/html Indice de Competitividad Cantonal
PRESENTACIÓN
PDFs: Documento - Presentación - Presentación

El Observatorio del Desarrollo (OdD) de la Universidad de Costa Rica, presenta la segunda versión del Índice de Competitividad Cantonal (ICC). Esta es una herramienta que sintetiza información y resalta las diferencias relativas en los factores que afectan la productividad de los cantones. Este índice pretende ser un instrumento de apoyo en las decisiones privadas de inversión y en la asignación espacial de los recursos públicos. El desarrollo implica descubrir cuáles son los problemas que impiden mejorar la productividad, por lo que se trata de un proceso de aprendizaje. El OdD diseñó el ICC con el fin de apoyar ese aprendizaje y fomentar la reflexión sobre posibles acciones concretas para resolver los problemas a diferentes escalas geográficas. La intención es acercar a los cantones en términos de oportunidades e ingresos.

En su primera versión, el OdD y la Promotora de Comercio Exterior, PROCOMER, unieron esfuerzos para diseñar un instrumento que permitiera representar cuantitativamente las diferencias relativas de aquellos factores que determinan o inciden en la producción per cápita que se genera en un cantón. En esta ocasión, el Consejo de Promoción de la Competitividad, CPC, apoyó la publicación y difusión de esta nueva versión. Esta es una organización privada que busca un desarrollo más equitativo e inclusivo, fines que son comunes con este trabajo.

En esta segunda versión, el OdD hizo una exhaustiva revisión metodológica de esta herramienta y además elaboró una serie de datos que comprende el período 2006-2011. Precisamente este es un período económico afectado por la crisis internacional más severa que se haya vivido después de la del año 1929. Estos resultados recogen los cambios relativos que experimentaron los cantones en el Índice de Competitividad Cantonal y en sus diferentes componentes, denominados pilares.

La importancia de esta medición radica en su capacidad para revelar la dinámica económica presente en un cantón, que no siempre es observable, a partir del valor relativo de diversos factores. Es decir, este índice no busca medir la gestión financiera de las municipalidades pues la Contraloría General de la República ya lo mide periódicamente. Tampoco pretende cuantificar el desarrollo humano del cantón porque es una metodología que ya aplica La Escuela de Estadística de la UCR y el Programa de Naciones Unidas de Costa Rica. Sin embargo, el Índice de Competitividad Cantonal toma en cuenta algunos elementos de ambos conceptos al incorporar el desempeño del gobierno local, la salud de sus habitantes y la educación de su fuerza laboral como factores explicativos de la productividad de los cantones.

La referencia obligada en el desarrollo de un índice de competitividad es el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), el cual lleva tres décadas publicando sus reportes sobre la competitividad global. Esta institución define la competitividad como "el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país (la cual a su vez) fija el nivel de prosperidad que puede ser alcanzado por una economía" (WEF:4).

El punto de partida conceptual y empírico del Índice de Competitividad Cantonal ha sido el Índice de Competitividad Global del WEF, pero es importante señalar que no es posible emular la metodología de este índice en los cantones o regiones dentro de un mismo país, tal cual se aplica entre países. Por ejemplo, algunas normas como la tasa arancelaria, las barreras comerciales, o la flexibilidad del mercado laboral afectan la eficiencia de los mercados entre países pero no entre los cantones de un mismo país.

A diferencia de lo que se observa entre países, hay una gran fluidez en el comercio de bienes entre cantones. Asimismo, las interacciones en el mercado laboral entre los residentes y las fuentes de trabajo con cierta proximidad geográfica son muy fuertes entre cantones, a diferencia de lo que se observa entre países.:

Las variables que considera el Foro Económico Mundial (WEF 2007:4), para medir las diferencias institucionales entre países, se refieren a la actitud del gobierno hacia el mercado, la libertad, propiedad privada y la eficiencia de sus propias operaciones. Estas variables son difíciles de medir a escala de los gobiernos locales pues estos enfrentan la misma legislación y las mismas normas, lo que difiere es la eficiencia de sus operaciones y la forma en que éstos se relacionan con el Gobierno Central, el sector público y sus comunidades. Tampoco es posible distinguir la estabilidad macroeconómica entre cantones. En el corto plazo la tasa de inflación y de desempleo podría diferir entre cantones y revelar diferencias entre aquellas economías cantonales en auge y aquellas en contracción. Sin embargo esa información no está disponible a escala cantonal.

Finalmente, el índice de competitividad del WEF complementa los datos de fuentes secundarias con datos cualitativos que recoge mediante una encuesta de opinión a 11.000 altos ejecutivos denominada The World Economic Forum´s Annual Executive Opinion Survey. (WEF 2007:87). El cálculo del índice de competitividad cantonal se basa exclusivamente en las estadísticas que elaboran diferentes instituciones en el país, es decir no incluye valoraciones subjetivas. Adicionalmente, el Índice de Competitividad Cantonal cumple un propósito complementario, a saber, subrayar la importancia de apoyar y ampliar ese esfuerzo institucional de desagregar las estadísticas a escalas geográficas menores.

Finalmente queremos agradecer muy especialmente al MSc. Allan Hernández y al MSI. Agustín Gómez por el apoyo en el desarrollo metodológico y el análisis estadístico, así como a Arodys Robles, Theo Eicher, Agustín Fallas, Ariana Salas y Leonardo Chacón por los valiosos comentarios y sugerencias recibidas en el taller realizado en el OdD a finales de mayo del 2012. Asimismo le agradecemos a Agustín Fallas-Santana el vínculo y acuerdo logrado con el CPC para la difusión y discusión de estos resultados en el marco de una agenda más amplia del desarrollo nacional.

Anabelle Ulate
Directora
Observatorio del Desarrollo